Buscar
  • Abraham Esli

La droga que se inhala por la pupila.

Actualizado: jun 15

Confieso que a mi Xbox se le acumula polvo, es natural tengo 36, eso de pasarle un trapo húmedo y aceptar que sólo he jugado 5 veces en un año me hace sentir bastante viejo, pero hay algo que me quitó 20 años en tan sólo una semana y sin necesidad de hacer coreografías en Tik Tok. Como saben soy fotógrafo, en cuanto veo un trailer que logra convencerme de que los polígonos bien ordenados e iluminados son capaces de mentirnos a niveles insospechados, pago sin chistar.


La cosa está así, pasé 1 semana entera haciendo fotos sin cámara y sin salir de casa, una declaración absurda pero sin trampas. La droga se llama "Red Dead Redemption 2" una obra de arte, y es que si has estado en coma la última década, tengo noticias para ti, los videojuegos dejaron de ser videos y juegos, hoy son más películas y poemas, con la virtud de poder manipularlas en tiempo real.




Yo era era Arthur Morgan un vaquero en un mundo abierto al estilo Westworld, gran storytelling, armas, whisky, pólvora y prostitutas, vamos, qué más puede pedir un hombre occidental reprimido por la santa corrección política. Una cámara para tomar fotos, eso era lo que me hacía falta para contemplar esta experiencia surrealista. Y sí amigos, la tiene. Pero no cualquier cámara, los desarrolladores de este videojuego no se conformaron con poner pausa y hacer un screenshoot, no, al parecer en la industria gaming existe gente con graves trastornos obsesivos y crearon un modo de juego fotográfico que podría firmar con sangre, es lo más cerca que estarás de sentir que el mundo que has respirado hasta hoy, en pocos años dejará de ser el más alucinante.





El juego es hiper realista, por ejemplo: la barba te crece, las manchas de lodo se acumulan y los testículos de tu caballo cambian de tamaño dependiendo de la temperatura. Pero este modo de juego satisface incluso a un fotógrafo profesional, puedes elegir velocidad de obturación, apertura de diafragma hasta 1.4, distancia focal de un gran angular de 16 milímetros hasta un cobarde telefoto de 400 milímetros, pero aquí no acaba la magia, justo aquí es donde empezaron a dilatarse mis pupilas, la foto no la haces del cuadro que obtienes al darle pausa al juego, una vez congelado el tiempo tienes libertad absoluta, puedes caminar y diseccionar 100 metros alrededor, convertir a un viejo fumando en un establo, en el protagonista de tu propio guion, esta cualidad hizo que la narrativa por la cual se compra el juego, pasara a un segundo termino, y yo le diera pausa cada 10 minutos para descubrir que este mundo; el de carne, smog y huesos, muy pronto será parte de la historia.


Les dejo una galería con el resultado de esa semana llena de angustia por la pandemia, pero sanada por este gran descubrimiento virtual.




15 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo